El Outplacement como elemento de evaluación corporativa

Por Carol Troll

El “outplacement” es una herramienta que se utiliza cuando el despido de un empleado puede suponer un perjuicio para la empresa si es mal manejado, y puede ser una herramienta absolutamente virtuosa para ella si es que logra ubicar al empleado en un sitio donde le de beneficios y le otorgue valor agregado a la nueva empresa donde llegó.

Es importante que tome en cuenta esta herramienta, ya que le puede ayudar a manejar crisis de personal ocasionadas por despidos masivos.

El objetivo es reubicar trabajadores cuando por fusiones, adquisiciones y reestructuraciones hay que prescindir de parte del personal. Se trata de gestionar esa transición para facilitarles una positiva reinserción laboral.

Por ejemplo, realizar una reducción masiva de personal requiere cuidar la imagen de la empresa apoyando a sus ex-empleados.

El objetivo es minimizar el impacto negativo que tiene tanto para el empleado como para la imagen de la empresa.

Según psicólogos, un despido mal manejado puede suponer un trauma para el empleado.

La idea es que la empresa sea capaz de reorientar positivamente a los profesionales que se desvinculan, redefiniéndoles su horizonte profesional y generándoles una visión optimista sobre su propio futuro mediante una serie de herramientas adaptables a cada caso individual, y ayudar en el diseño de estrategias para alcanzar nuevos objetivos laborales.

Uno de los objetivos debiera ser reducir conflictos emocionales, y que el colaborador desvinculado se sienta gratificado por el interés que se muestra por él, percibiendo la nueva situación no como algo malo, sino como un nuevo desafío profesional, mediante una reformulación de su marketing personal.

Beneficios para empresa

El Outplacement se presenta como un mecanismo para mantener la moral del equipo, que puede llegar a sentirse desmotivado ante la amenaza de más despidos en un futuro próximo, lo que puede afectar la eficiencia de la empresa.

Para el empleado despedido será más fácil aceptar la decisión si se le informa de que se ha contratado a una empresa de recolocación para ayudarle a encontrar un nuevo empleo, lo cual servirá para mejorar la moral del personal que se queda, haciéndoles ver que la empresa “no se deshace” de los empleados olvidándose de ellos en un instante y  servirá para que entiendan que la empresa, aunque se vea obligada a reducir la fuerza de trabajo, hace todo lo posible por seguir ayudándoles.