El viaje de tu vida

Suele parecer al título de una película o el nombre de un libro de superación personal. Aunque lo parezca, nuestra vida es una película en la cual no conocemos el desenlace, por lo que nos queda seguir el camino y los ejemplos que hemos ido aprendido durante el recorrido desde que fuimos niños, cuando éramos jóvenes- que me considero aún-  en la edad adulta con familia y la mayoría con hijos hasta llegar a viejos determinados por nuestra salud y con ¨más tiempo para pensar¨ En todo este recorrido no nos tomamos el tiempo para un stop y hacernos las preguntas básicas hasta que llegamos a la edad madura o pasando la tercera edad para hacerlo.

 

Vivimos en piloto automático y nuestra mente dejándose llevar por las preocupaciones – en vez de las ocupaciones- del día a día, la rutina del trabajo, estudio, negocio, obligaciones y compromisos que nos mantienen en un sueño del cual no podemos despertar algunos con drogas legalmente aceptadas para calmar la ansiedad y el insomnio. En un sistema con toda su maquinaria de estímulos visuales, valores de competitividad, consumo excesivo, obtención de bienes materiales que muchas veces nos agobian en una cultura que oscila entre lo inmediato y lo desechable.

 

Te invito a que hagas un stop y busques un espacio de reflexión en algún rincón de tu casa o plaza pública. Te concentres y leas las siguientes preguntas básicas para despertar: ¿Por qué estoy haciendo lo que estoy haciendo hasta ahora? ¿Qué estoy dejando de hacer que pueda influir en mis resultados hasta el momento? ¿Qué quiero hacer realmente?

 

Efectividad personal: cambiando el desenlace de tu película

 

Dichas preguntas estás en directa relación con las acciones y aquí te quiero llevar al tema de la efectividad personal. Término que se hizo famoso por el best seller de Stephen Covey los ¨7 Hábitos de la gente altamente efectiva¨ a finales de la década de los 80 y con toda una escuela de pensamiento sobre el tema. La efectividad personal se relaciona directamente con tu capacidad de producir determinados resultados a lo largo de tu vida y la manera como organizas tu tiempo para lograrlo, sabiendo priorizar los importante de lo urgente lo que te lleva a un nivel de sentimiento que llamamos felicidad. Para lograr estos resultados debes tener claro los objetivos que te has propuesto y las metas que debes alcanzar en determinados periodos de tiempo. Aunque suene muy estructurado y no apto para mentes creativas la verdad es que la mayoría de nosotros lo ha practicado -a veces de manera  inconsciente en algún momento de su vida- cuando elegiste tu carrera profesional, cuando hiciste tu lista de deseos el año nuevo, cuando decidiste tener tu pareja u obtener un bien material.

 

La efectividad personal se compone de tres ejes básicos: Autoconocimiento que responde a la pregunta ¿qué hacer? a una mirada interior; Capacidad, asociada a tus recursos con la pregunta ¿cómo lo hago? y Deseo que plantea ¿por qué lo hago? relacionada a tu motivación. Dichos ejes constituyen los recursos básicos de supervivencia en la película de tu vida dados por tus habilidades, competencias e inteligencias para desempeñarte en determinadas situaciones. Lo cual obedece a tus mapas o formas de interpretar el mundo bien llamados paradigmas determinados por tus creencias. Si quieres cambiar cualquier situación, tienes que comportarte de forma distinta. Pero para cambiar tu comportamiento debes antes modificar tus paradigmas- tu forma de interpretar el mundo.

 

Aquí entran en juego los hábitos que presentan una nueva forma para cambiar estos paradigmas, al instaurar nuevos hábitos que te permitan escapar de la inercia y encaminarte hacia tus objetivos. Ahora te preguntarás por qué hay personas que han logrado lo que se proponen y son felices? La respuesta la tienes….. cambiaron sus paradigmas, es decir, modificaron sus mapas o ajustaron el libreto -el desenlace de su película con hábitos constructivos que los sacaron de la inercia usando su inteligencia creatividad para resolver los problemas del día a día-  considerando lo que se llama el Circulo de Influencia que describe Covey, es decir, lo que puedes controlar dentro de tus posibilidades con el manejo en el fluir de tus pensamientos, por supuesto, sin dejar atrás las variables del destino que no podemos controlar para los que creemos o no en él,  las doctrinas de la fe y el karma como consecuencia de nuestro actos. ¿El destino los construimos o viene determinado? tema para otro artículo.

 

Volviendo a las preguntas básicas para despertar ¿qué te impide hacértelas? ¿No tienes tiempo o simplemente piensas que son temas para hablarlo con un psicólogo o un psiquiatra? ¿Si tuvieras la oportunidad de plantearte una instancia para hacerlo, así como te das el tiempo en tu casa de ver una película lo harías?

¿Por qué no empiezas a cambiar el libreto y a rodar la película de tu vida?  Verás que se puede con autoconocimiento, capacidad y deseo.

 

¨La vida es un viaje y depende de ti como hacerla fructífera e interesante¨

Guillermo Zurita Godoy

Facilitador | Creador del programa Descubre tu Coach Interior

Socio – Director Creativo en Zurita & Asociados Ltda.