Tendencias: Networking, meetings, conferences

Unas palabras en inglés que significan muchas cosas y que si las analizamos en forma independiente podrán decirnos el sentido final que se persigue cuando de tendendencias de marketing hablamos. No es nada extraño que muchos de nosotros al escuchar este tipo de expresiones inmediatamente la asociemos con eventos donde se junta un grupo de gente que comparte una inquietud en común o pertenece a un grupo en particular que se reúne a escuchar la ponencia de un orador o a un anfitrión que les da la bienvenida y presenta un producto, o simplemente es la excusa para tomar unos tragos sociales que brinda una reconocida marca internacional o por qué no, una local, que está subiendo su categoría a trago ¨Premium¨, como está de moda hoy en el mercado chileno. Todo esto acompañado de un fino cóctel que invita a interactuar con amigos y conocidos, lo que crea un ambiente de camaradería, saludos, presentaciones e intercambio de tarjetas con lo que se inicia el proceso de preguntas y argumentaciones sobre sus actividades personales y profesionales.

Pero esta escena que acabamos de describir es una tradicional actividad social que podría darse en una fiesta de egresados de una universidad, una promoción de colegio, la inauguración de una tienda, el lanzamiento de un producto, etcétera, etcétera.

Ahora si le agregamos cámaras de video y unos cuantos flash, luces, alfombras rojas, paneles con marcas, exuberantes modelos, la cosa se pone un poco más estilo Hollywood, y si presenciamos elegantes vestidos y raros peinados nuevos como dice la canción de un famoso rockero argentino, la escena se pone más glamorosa y le da un poco más de sabor al evento.

Y, si le agregamos la presencia de un Gurú que viene a traernos las nuevas tendencias internacionales y de paso a promocionar su último libro, la escena cambia a un clima más ¨intelectual¨, ¨serio¨; y luego de su magistral conferencia la gente se quiere tomar fotos con ese famoso personaje para exhibirla en el escritorio de su oficina.

Pero detrás de esto hay un plan que forma parte de la nueva tendencia en el marketing  que no es más que rescatar lo que se hacía en décadas o quizás siglos anteriores para difundir un mensaje político, afianzar una ideología o simplemente para lograr adeptos a un líder.

Es lo que se conoce hoy como net-working o trabajo en red, es decir, crear instancias de reunión social con un objetivo común: vender aunque para algunos no tenga la misma intención. En estos tiempos donde la publicidad en medios tradicionales está en crisis y los grandes presupuestos de marketing se están moviendo hacia plataformas que permitan medir y rentabilizar cada acción comercial que lleve a la generación directa de ingresos, es decir ventas, razón por la cual internet y redes sociales se están convirtiendo en un gran referente donde empujar los esfuerzos.

Al marketing tradicional, basado en una pequeña muestra de consumidores a quienes se les preguntaba sobre sus preferencias y se diseñaban acciones hacia ese grupo lo cual podía demorar semanas o incluso meses, le llegó su hora para dar paso a nuevos soportes y combinaciones más efectivas  de respuestas inmediatas.

Cada vez tiene más sentido el marketing uno a uno

Hoy en día, año 2014 que escribo este artículo, esto ha cambiado sorprendentemente ya que la interacción inmediata con esos consumidores es cada vez más rápida y permite en sólo minutos conocer ciertas preferencias de un mercado en particular. O si no pregúntenle a los de TNT en qué tiempo la gente vota para elegir su película favorita.

Sin embargo, hay un aspecto interesante que podemos rescatar de las prácticas conocidas como networking o redes de trabajo físicas face to face.

Hay dos puntos de vista: como una acción de marketing uno a uno recurrente y sostenible en el tiempo de una marca hacia sus clientes o el otro desde la perspectiva de un participante o invitado a esta red que compra o vende.

Como acción de marketing uno a uno, simplemente nos vamos a Ley de Pareto del 80/20, es decir el 20% de mis clientes me generan el 80% de mis ventas, me concentro en ese 20% y lo incluyo en mi red de trabajo, lo fidelizo, me ayuda a buscar nuevos clientes, por lo tanto vendo más y mi esfuerzo de marketing es menor, ya que me trae al prospecto y lo compenso por ese esfuerzo. Si analizamos al participante de esta red o invitado, el mismo busca incrementar su red de contactos y además se convierte en un prospecto e ingresa a esa red.

Han oído hablar de la teoría de los seis grados de separación? La idea es que usted está apenas a cinco personas de distancia de cualquier persona en el mundo porque conoce a alguien que a su vez, conoce a alguien más, y así sucesivamente hasta que llega a la persona que buscaba, de manera que, en teoría, con la red de networking podríamos llegar a entrevistar a Steven Spielberg o a cenar con Tom Peters!. Ahora sí que las palabras en inglés networking. meetings, conferences podrían tener más sentido si pertenece a una red: tener contacto con Hollywood o experimentar un clima más intelectual y serio con un Gurú del marketing, aunque este visitó el país, y algunos conocidos con menos de seis grados de separación ya cenaron con él.

Guillermo Zurita Godoy

Consultor en Marketing & Ventas y Socio-Director de Zurita & Asociados. Ha desarrollado en los últimos años en el extranjero, un novedoso e interesante modelo de networking sectorial en etapa de expansión para Centro y Sudamérica bajo la marca Monday Marketing